Diagnósticos

Insulina baja en sangre

La hormona insulina es necesaria para la descomposición normal de la glucosa, pero, además, participa en el metabolismo de las proteínas y en la formación de ácidos grasos. Normalmente, se excreta en cantidad suficiente, pero cuando disminuye su nivel en la sangre, puede ser uno de los precursores de la diabetes. Es importante reconocer la patología a tiempo para comenzar a combatirla y comprender los mecanismos de su aparición, así como los métodos de prevención. Los niveles bajos de insulina en la sangre a menudo se combinan con niveles elevados de glucosa, y sin tratamiento, esta condición puede amenazar gravemente la salud humana.

Síntomas y diagnostico

Los signos clínicos de baja insulina son en muchos aspectos similares a las manifestaciones clásicas de la hiperglucemia. Una persona puede quejarse de tales síntomas:

  • micción frecuente
  • irritación de la piel y picazón;
  • Larga curación incluso de las heridas y arañazos más pequeños;
  • disminución del rendimiento, aumento de la fatiga;
  • trastornos del sueño;
  • irritabilidad
  • sed extrema
  • sudoración excesiva

Si la insulina se reduce significativamente, entonces el paciente puede quejarse de una pérdida de peso drástica, a pesar del uso de alimentos en la cantidad habitual. En el análisis del azúcar en la sangre, generalmente resulta que este indicador excede la norma.

La baja insulina con azúcar normal no es un signo de diabetes. Para el diagnóstico de trastornos del metabolismo de los carbohidratos, pruebas de laboratorio como la glucosa en ayunas y bajo la carga de carbohidratos son suficientes. Si estas cifras son normales, entonces no es necesario pasar una prueba de insulina. Puede ser bajo debido a razones fisiológicas (por ejemplo, al donar sangre con el estómago vacío). Si todos los demás resultados de la investigación son normales y el paciente no está preocupado por nada, esto no debe ser motivo de preocupación, aunque, por supuesto, la consulta del endocrinólogo en este caso es obligatoria.


El médico puede prescribir la determinación de laboratorio de la insulina en la sangre como un análisis adicional para la sospecha de diabetes u otras patologías endocrinas.

Causas

La reducción de la insulina en la sangre puede ser el resultado de la influencia de tales factores:

Cómo bajar la insulina en la sangre.
  • la prevalencia en la dieta de alimentos con alto contenido de azúcar refinada;
  • baja actividad física (o, a la inversa, cargas agotadoras que socavan la salud general de la persona);
  • aumento de la ingesta calórica, comer en exceso con frecuencia;
  • procesos infecciosos;
  • estrés psico-emocional.

El azúcar es un producto "vacío" que simplemente tiene un sabor agradable. No contiene sustancias biológicamente valiosas, y dado que las fuentes de carbohidratos pueden ser alimentos más útiles, se debe minimizar su cantidad en la dieta. El azúcar refinada y los platos en los que está contenido provocan fuertes caídas en los niveles de azúcar en la sangre y reducen la sensibilidad de los tejidos a la insulina. El abuso de dulces conduce a la obesidad y problemas endocrinos. Como resultado, hay una falta de insulina y, como resultado, un aumento del nivel de azúcar en la sangre.

La misma situación puede ocurrir debido a factores de estrés. La concentración de hormonas en la sangre de una persona depende directamente de su estado emocional. Con la tensión nerviosa frecuente y la fatiga crónica, así como la falta de sueño, el paciente puede desarrollar diabetes tipo 1. Al mismo tiempo, en los análisis, se encuentra que la insulina es baja en la sangre, pero el azúcar está elevada.

Tratamiento

Si, en paralelo con un nivel bajo de insulina, un paciente tiene un alto nivel de azúcar en la sangre, puede necesitar inyecciones constantes de esta hormona con una jeringa de insulina o una pluma especial. Con la diabetes tipo 1, desafortunadamente, obligar al cuerpo a producir esta hormona por sí solo en la cantidad correcta es, por desgracia, imposible. La terapia de reemplazo con inyecciones de insulina es la única opción en este caso. Pero junto con esto, es necesario seguir una dieta baja en carbohidratos (especialmente al principio) y comer en ciertos momentos en pequeñas porciones.

Se prescribe a los pacientes una dieta baja en carbohidratos para aliviar el páncreas y permitirle aumentar al menos ligeramente su actividad funcional.

Las reglas de tal nutrición implican un rechazo temporal de tales productos:

  • dulces y azucar
  • frutas
  • cereales (incluso sin pulir);
  • el pan
  • bayas
  • la pasta

Entonces, ¿qué puede comer la gente con dietas bajas en carbohidratos? La base de la dieta debe ser verduras de color blanco y verde (excepto papas y alcachofas de Jerusalén), carne, pescado magro, queso, huevos y mariscos. Se permite utilizar una pequeña cantidad de mantequilla. A primera vista, puede parecer que tales restricciones son demasiado estrictas, pero debe comprender que esta es una medida temporal y necesaria para mejorar la condición general.


Para bajar el azúcar en la sangre inyectando insulina. Pero sin una dieta, el tratamiento no será efectivo y el paciente puede desarrollar complicaciones de la enfermedad.

Además de la dieta y las inyecciones de insulina, al paciente se le pueden recetar medicamentos para mejorar la circulación sanguínea y, si es necesario, medicamentos para eliminar el edema y ayudar al corazón. Todos los medicamentos adicionales se seleccionan individualmente, teniendo en cuenta la edad del paciente y la presencia de enfermedades concomitantes. En ocasiones, el médico puede recomendar al paciente que tome suplementos dietéticos, como "Civil", "Medtsivin" y "Livitsin". Estas son preparaciones a base de extractos de plantas medicinales, que mejoran la circulación sanguínea, alivian el sistema nervioso y ayudan al cuerpo a aumentar la inmunidad. Pero no todos los pacientes los necesitan, por lo que no deben tomarse sin un endocrinólogo.

Prevención

Prevenir la enfermedad es a menudo mucho más fácil que tratarla. Debido a que la falta de insulina no creó problemas para una persona, debe controlar cuidadosamente la calidad y cantidad de los alimentos consumidos. Entre los carbohidratos, es mejor dar preferencia a sus tipos lentos, que se encuentran en los cereales y el pan integral. Las verduras, frutas, nueces y bayas de temporada son alimentos saludables con una composición rica que debe formar la base de una dieta saludable. La nutrición adecuada debe convertirse en un hábito, ya que no solo puede reducir el riesgo de diabetes, sino también mejorar el funcionamiento de muchos órganos y sistemas.

Es importante no olvidarse del esfuerzo físico moderado diario. Incluso una caminata regular en el aire fresco durante 30 minutos mejora el sistema cardiovascular y le permite mantener un peso corporal normal (por supuesto, si una persona no come en exceso). No puede participar en deportes pesados, si agotan y conducen a una mala salud. De tal carga es mucho menos beneficio que daño. El agotamiento del cuerpo provoca una disminución de la inmunidad y puede desencadenar una disminución brusca de la insulina y un aumento en los niveles de azúcar en la sangre.

Evitar el estrés, los controles médicos de rutina anuales y controlar los niveles de azúcar en la sangre son componentes importantes en la prevención de trastornos del metabolismo de los carbohidratos. Cuando se detecta un problema, es imposible automedicarse, ya que esto puede llevar a un deterioro de la condición y al desarrollo de complicaciones graves.

Un nivel bajo de insulina es una razón para recurrir a un endocrinólogo. Es bastante posible que por sí solo no indique la presencia de una enfermedad, pero solo un médico calificado probablemente pueda afirmarlo sobre la base de los datos de investigación de laboratorio obtenidos.

Mira el video: INSULINA Y GLUCOSA 'Un Viaje al Interior del Cuerpo Humano (Diciembre 2019).

Loading...